El objetivo es obvio:

1. La estrategia de la distracción. El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes.
2. Crear problemas y después ofrecer soluciones. Este método también es llamado “problema-reacción-solución”.
3. La estrategia de la gradualidad. Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos.
4. La estrategia de diferir. Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”.
5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad.
6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión. 7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad.
8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad. Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…
9. Reforzar la autoculpabilidad. Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia.
10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen. En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las élites dominantes.
Anuncios

La “manada”: ¿Una sentencia justa?

Abro mi Féisbuc y veo a todo el mundo indignadísimo por que la condena a los de la “manada” no era la que esperaba. Amigos, dediquémosle unos momentos a analizar este asunto y no nos dejemos llevar por la ira. Razonemos: Para acabar con un problema, éste de arrancarse de raíz. En eso estaremos de acuerdo. Pues bien, ¿cuál es el auténtico motivo que llevó a la “manada” a violar a una joven? Si vuestros razonamientos son certeros, llegaréis a la conclusión de que el culpable es el Sistema. Es decir, la respuesta a la pregunta propuesta es bastante simple: hicieron lo que hicieron porque esos jóvenes tenían más ganas de un coño que un niño chico de la noche de Reyes. Pero sigamos profundizando: ¿En qué estriba tal apetito sexual? ¿Es esto algo común entre todos los varones? ¡Pues claro! El 99% de hombres somos unos enmayaos sexuales las jodidas veinticuatro horas del día. Así nos ha educado la televisión, el cine, la música… ¡Todo! Nos han hipersexualizado desde la más tierna infancia y nos han deshumanizado hasta decir BASTA. Nos han convertido en animales y, obviamente, actuamos como tales. Las mujeres, por su parte, no sienten de la misma manera esta imperante necesidad, pues ellas pueden pillar al que quieran y llevárselo al catre sin mayores complicaciones.

Para concluir: ¿Cómo solucionamos esta situación? No sé si vosotros tendréis otras ideas, pero yo sólo le veo una salida a esto: Hay que cambiar las bases que rigen la sociedad. Necesitamos construir un nuevo sistema en pos de la equidad, en este aspecto, entre ambos sexos. De seguir como hasta ahora, sólo vamos a fomentar el odio entre ambos, cosa que no hace bien a nadie. Mujeres del mundo, no nos culpéis por ser los monstruos en que nos ha convertido el Sistema. Mejor invirtamos nuestras fuerzas de manera conjunta para luchar contra lo establecido y regenerar una sociedad basada en la paridad y el amor. Una sociedad liberada de los prejuicios y del odio. Un mundo nuevo.

Estrategias del Sistema

Cualquiera que haya  oído, aunque sea de refilón, cualquier medio de desinformación estos días habrá podido darse cuenta del tema estrella: el niño ese muerto.

La élite no es gilipollas y sabe perfectamente que, al igual que ocurre con el fútbol o la música de mierda, es fácil distraer a la población con este tipo de temas que se apoyan en la sensibilidad social. De este modo, mientras todo se alarman y se compadecen del pobre niño, se olvidan del trabajador que está en la fábrica 10 ó 12 horas al día por un salario miserable, de aquel hombre que murió esperando en lista de espera a que lo operaran, o de la corrupción de la clase política que está conduciendo el país al más profundo de los declives.

Amigos, no os dejéis engañar. Claro que está muy mal que alguien mate a otra persona. Pero, ¿os habéis parado a pensar a cuánta gente mata el Estado español con su sanidad de mierda o un trabajo precario que conduce a miles de personas al suicidio? Porque los medios no os lo contarán, pero el suicidio es la nueva enfermedad del siglo XXI, el cual, —¿casualmente?— se ha disparado hasta alcanzar cifras espeluzantes tras el estallido de la crisis capitalista. ¡Despertad, maldita sea!

Подводим итоги

Coincidiendo con la fecha de cumpleaños, he recordado que ya ha pasado un año desde que puse pies en polvorosa y huí de la Cloaca. Si bien lo cierto es que no han pasado muchas cosas desde entonces, puedo afirmar que ha sido un año intenso, lleno de cambios y emociones.

Tras dejar atrás mi ya asentada vida en otro país: mis amigos, mi chica, mi trabajo… llegué a Marbella para trabajar en una compañía donde me explotarían laboralmente, y de la cual no tardé en escapar. Pasado otro mes, decidí que en aquella ciudad no me aguardaba nada y que en ella como mucho podría aspirar a llevar bandejas a ricachones con la cara roja como una gamba mientras yo no tenía dónde caerme muerto, así que me volví al nido paterno.

A día de hoy puedo aseverar en voz alta y firme que, si bien es cierto que mucho se me ha quedado por el camino para llegar adonde ahora estoy, también lo que es esas experiencias me han mejorando y me han convertido en la persona que ahora soy: una más fuerte y con autoestima.

Por último, me gustaría agradecer a mi santa madre por dedicarse en cuerpo y alma al bienestar de su familia y por hacerme este tiramisú que estaba más bueno que la hostia.

IMG_20180302_181738.jpg